20111102024421-1.png

Los Lulgaruss son seres con apariencia similar a la de un conejo humanoide. Viven el planeta Marte (del Plano de Qenal)1.
Su sociedad, con indicios de alcanzar la revolución tecnológica e industrial, está muy ampliamente difundida por toda la parte sur de Marte e incluso en sus dos grandes satélites 2.A diferencia de otros seres con apariencia humanoide que han llegado a Plühn desde otros Planos (como Qenal, Tierra Neshl, Tierra Hlon), los Lulgaruss no provienen de la Tierra Neshl sino que son originarios del propio Plühn.

Su sociedad está totalmente divida: la burguesía de las ciudades centrales y los guerreros y campesinos de las estepas y llanura.
Los primeros organizan a la perfección sus pequeñas ciudades gracias a los grandes avances tecnológicos mientras que los segundos luchan por sobrevivir en un entorno repleto de seres humanoides (nuevamente sin relación con los Humanoides de Hlon), más rápidos y fuertes que ellos.
Viven en grutas enormes excavadas por ellos mismos e iluminadas mediante lámparas de aceite (el progreso técnico no está tan desarrollado como en las ciudades).

Un ejemplo de ello serían los Lähei, enormes lobos humanoides que dominan enormes terrenos que los Lulgaruss necesitan para sembrar sus cultivos.


Los cuerpos de elite de los Lulgaruss, entrenados luchando por todo Plühn son respetados incluso por los enormes Lähei y por otras bestias muy peligrosas.

Los Lulgaruss han tenido relación con los Dussianos en tanto que son enemigos acérrimos de los Téñidos, contra los que luchan incansablemente. También son enemigos de las Hechiceras del Anochecer, puesto que esa especie se opone a todo progreso tecnológico, llevando acabo ataques sorpresa contra las poblaciones urbanas de Lulgaruss, destruyendo fábricas, edificios, medios de transporte y artilugios mecánicos.

*1: El Marte de Qenal es llamado Plühn.
*2: En el Plano de Qenal, Plühn (Marte) tiene dos satélites de gran tamaño, de color rojizo.


Texto: Jakeukalane.
Imagen: Miguel Regodón

©Hyposs Productions. ©Miguel Regodón